Radiofrecuencia Facial

La radiofrecuencia facial es una tecnología que permite el rejuvenecimiento facial sin cirugía, este tipo de tratamientos es uno de los métodos por excelencia que existe en la actualidad. Es el procedimiento más adecuado para los pacientes con leve a moderada flacidez de los tejidos faciales.

Se trata de un equipo emite una onda eléctrica (micro impulsos) que provoca la elevación de la temperatura profunda en la zona de la piel tratada, haciéndole creer a nuestro cuerpo que existe una agresión en el área que se ha calentado, el cuerpo reacciona enviando a la zona todos los elementos regeneradores que posee haciendo rejuvenecer los tejidos de forma natural. Al ser empleada está nueva tecnología rejuvenecedora se desencadena la generación de nuevo colágeno de calidad similar al de nuestra juventud, con lo cual se consigue el tan buscado efecto “lifting”.

Con la radiofrecuencia se pueden realizar tratamientos para prevenir o corregir las marcas del envejecimiento sin llegar a una cirugía. Los principales efectos de la radiofrecuencia facial son: una piel más tersa y firme, mejillas más turgentes y elevadas, firmeza y definición del contorno del rostro, alisado de arrugas y líneas de expresión, disminución de los surcos naso genianos, reducción de papada, reducción de bolsas y ojeras, cejas más elevadas y párpados más firmes, y rostro fresco y descansado. Se utiliza comúnmente para tratar la frente (levanta las cejas y tensa la piel de la frente), debajo de los ojos (engrosa la piel y tensa y levanta la piel de la mejilla superior), las mejillas (levanta un poco y disminuye los poros dilatados), las mejillas, la línea de la mandíbula (disminuye la flacidez a lo largo de la línea de la mandíbula), y el cuello (la piel se tensa y disminuye las arrugas del cuello).

Se trata de un tratamiento sencillo. Inicialmente se capturan unas fotografías para determinar la situación de origen. Posteriormente se aplica un aceite sobre la piel limpia y se aplica la energía por medio de un cabezal de tratamiento que es movido constantemente sobre la piel. Los tratamientos tienen una duración que dependiendo del área a tratar es variable. En áreas pequeñas como los brazos suelen llevar de 25 a 30 minutos, mientras que áreas más amplias pueden prolongarse entre 45 y 60 minutos.

Finalizada la sesión en las zonas tratadas se aplica gel calmante o de aloe vera y el paciente inmediatamente puede regresar a su vida cotidiana, eso si, debe evitar la exposición a los rayos solares y los UVA las siguientes 48 horas. Es recomendable que el paciente beba abundante agua tras la sesión, ya que esto le ayudará en el resultado final.

Las sesiones tienen un número variable y van a depender del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo, pero al menos se consideran necesarias entre 4 y 6 en facial, y entre 6 y 10 en tratamientos corporales. El procedimiento es bien tolerado y no es necesario utilizar anestesia. Se siente calor y, las personas con celulitis muy dolorosas, pueden sentir un poco de dolor a la fricción del cabezal en ciertas zonas.

La radiofrecuencia es considerada como una alternativa terapéutica eficaz, segura y sencilla aplicada a la celulitis y a la flacidez facial y corporal.




Contraindicaciones:

Embarazo y lactancia.
Portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfribriladores o cardioversores.
Cardiopatías graves.
Alteraciones de la coagulación.
Enfermedades del tejido conectivo y neuromuscular.
Cáncer.
Tampoco pacientes con sobrepeso importante.
Implantes recientes de colágenos.

Efectos secundarios:

Enrojecimiento y edema tras la sesión (transitorios, pero habituales).
Alguna pequeña equimosis en zonas de fragilidad capilar (poco frecuente).

Radiofrecuencia Facial
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros con funcionalidades analíticas para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies Aceptar