Radiofrecuencia Corporal

La radiofrecuencia es una técnica que se utiliza en estética hace varios años. Consiste básicamente en poner en movimiento las moléculas de los tejidos sometiéndolas a un calor determinado y controlado. Esto se logra generando un campo eléctrico que va cambiando de positivo a negativo.

Hay dos tipos de radiofrecuencia corporal la bipolar y la unipolar. La radiofrecuencia bipolar logra un calentamiento de la superficie de la dermis. Esto es muy beneficioso para la celulitis superficial y el tratamiento de la denominada "piel de naranja". La radiofrecuencia unipolar provoca un calentamiento más profundo, ejecutando efecto en los tejidos adiposos del músculo. Sirve para la celulitis localizada y la flaccidez extrema.

La aparatología empleada en la radiofrecuencia tiene ambas opciones, o sea, cabezales unipolares y bipolares, permitiendo introducir energía y calor en las zonas y capas de la piel que sean necesarias. Se puede decir entonces, que la radiofrecuencia mejora todo tipo de celulitis.

El calentamiento que produce el movimiento de las moléculas va de adentro hacia afuera, hecho que favorece al tratamiento anticelulítico en varios aspectos:

Primero, este calentamiento actúa en lo más básico, generando una mejora en la circulación en la zona a tratar. Con una mejor circulación se logra un cambio favorable en el metabolismo, lo que hará más fácil lograr un buen aspecto en la piel.

En segunda instancia el movimiento del tejido a través del desplazamiento de las moléculas genera el drenaje linfático, que facilita la eliminación de toxinas que se encuentran en el tejido adiposo y también mejora notablemente la retención de líquidos.

Y por último, después de varias sesiones comienza a notarse la producción de colágeno, tanto en la piel superficial como en el tejido subcutáneo, dejando la piel suave y ayudando a retensar la flaccidez. La fabricación natural de colágeno que provoca la radiofrecuencia corporal, trae consigo un rejuvenecimiento en la piel.

La cantidad y duración de sesiones dependerá de cada paciente y las zonas a tratar. Por ejemplo, las áreas de menor superficie requieren sesiones de 30 min. aproximadamente. Mientras que las zonas de muslos y glúteos por lo generas se realizan en 50 min. Las sesiones deben estar espaciadas por lo menos por una semana y la cantidad variará dependiendo de la exigencia del paciente, sus circunstancias particulares, la cantidad de zonas a tratar y el estado del tejido.

El procedimiento no requiere de ningún cuidado previo, pero se recomienda no tomar sol durante los dos días posteriores al tratamiento. El paciente que se someterá al procedimiento debe tomar medio litro de agua antes de empezar y medio litro de agua después de haber terminado. No genera dolor ni durante ni después de la sesión por lo cual no hace falta aplicar ningún tipo de anestesia, lo único que el paciente sentirá es el calor provocado por el equipo.

La radiofrecuencia corporal es una alternativa eficaz para complementar la lucha contra la celulitis, pero se debe tener en cuenta que hay que tomar otros cuidados para que el tratamiento sea efectivo. Se deben tomar dos litros de agua al día, tener una alimentación equilibrada y evitar el sedentarismo.

Radiofrecuencia Corporal
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros con funcionalidades analíticas para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies Aceptar