DISCRETO PERO EFECTIVO …TODOS HABLAN DEL BABY BOTOX.

DISCRETO PERO EFECTIVO …TODOS HABLAN DEL BABY BOTOX.
26 febrero, 2020 Corpobel

En los años 90 comenzamos a oír hablar de la toxina botulínica, más conocida como bótox, una sustancia que se presentaba como todo un milagro antienvejecimiento y que conseguía que aquellos rostros que empezaban a enfrentar la madurez volvieran a lucir tersos y aparentaran diez años menos.

Las más famosas no tardaron en sucumbir en los encantos de este producto, cuyo funcionamiento es sencillo: se trata de una toxina que paraliza los músculos, haciendo desaparecer arrugas y líneas de expresión. En los últimos 20 años este producto se ha popularizado y ya no hace falta ser millonaria para poder permitirse unas inyecciones de esta maravilla. De hecho, hoy en día es un tratamiento muy demandado por mujeres de toda condición y clase social.

La medicina estética va avanzando estrepitosamente y se preocupa cada vez más por hacer retoques más discretos y a más temprana edad, afianzando la idea de lo importante que es la prevención. Por lo que cada vez hay  mas tratamientos con este enfoque de “prevención” y cada vez más están gustando a todos esos hombres y mujeres que quieren lucir una piel tersa, sin arrugas y sin signos de envejecimiento. Y hay una nueva tendencia que cada vez es mas aclamada por los pacientes de clínicas medico estética. El Baby Botox.

En realidad, no es una práctica nueva, sino una modificación de lo que se venía haciendo hasta ahora. Consiste en aplicar bótox, pero de una forma mucho más comedida, de forma que no se produzca esa «congelación» del rostro. No solo se aplica menos cantidad, sino que también se espacian las sesiones más en el tiempo. Es, sencillamente, la infiltración de dosis más bajas de las que se usan habitualmente en los tratamientos con toxina botulínica que se aplica con mucha precisión para conseguir un efecto muy suave y natural en esas zonas conflictivas en las que empiezan a aparecer pequeños surcos en la piel.

La aplicación de este tratamiento es rápida y se cita de nuevo al paciente al cabo de 10 o 15 días por si hiciera falta un algún retoque y los efectos se comienzan a notar a las 48-72 horas y no duran más de 6 meses. El efecto máximo del bótox  en general es desde el día 15 hasta los 3 meses. A partir de ese momento empieza a disminuir su efecto y a los 5-6 meses ya no existe prácticamente ninguno, por lo que lo más habitual es que a los 4-5 meses haya que repetir el tratamiento.

El baby bótox se puede usar en aquellas zonas del rostro en las que se puede aplicar la toxina botulínica. Es decir, en las tan temidas patas de gallo y en la zona de la boca y la frente, que son las que más denotan el paso del tiempo y las que más afectadas se ven por las arrugas de expresión.

Al ser más preventivo que correctivo, hay que tener en cuenta que no suele ser efectivo con arrugas ya marcadas. Puede hacer que se noten menos, pero en ningún caso las elimina con la efectividad con la que puede hacerlo el bótox tradicional.

Este tipo de tratamiento está indicado para pieles jóvenes que empiezan el camino hacia la madurez (unos 27 años) y que quieren lucir más tersas, radiantes y luminosas, pero sin recurrir a un tratamiento agresivo ni a uno que se note demasiado.

Se trata de un retoque muy discreto que consigue dejar el rostro de mujeres y hombres con un aspecto muy natural.

Para que los tratamientos con bótox queden bien es importante que sean aplicados por especialistas, pero también es fundamental que el paciente cuide su piel. La piel del rostro está constantemente expuesta a la intemperie, y los elementos hacen mella en ella, haciendo que se le note más el paso del tiempo. En algunos casos incluso se da un envejecimiento prematuro.

No se puede luchar contra ese paso del tiempo, pero sí se puede evitar que sus efectos sean tan visibles. Para ello, es importante seguir una rutina diaria para el cuidado de la piel. Hay que limpiar el rostro todos los días y eliminar todo resto de maquillaje que pueda haber en el mismo antes de acostarse, a fin de que los poros puedan respirar.

Tanto por la mañana como por la noche hay que aplicar una buena crema hidratante que se adapte al tipo de piel. A partir de los 25 años, se pueden comenzar a utilizar cremas antiarrugas que aporten una mayor hidratación y una dosis extra de colágeno y elastina. Es imprescindible que la crema de día cuente con un factor de protección solar de, al menos, 30, o aplicar un protector solar después de la crema hidratante. El sol es uno de los principales factores de envejecimiento de la piel del rostro, provoca arrugas, manchas y aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel.

Baby o no, cuando de medicina estética se trata siempre rige el mismo principio: mejor menos que más, y siempre,  buscar a un profesional que ofrezca todas las garantías. Ante todo  y, sobre todo.

 

 

DISCRETO PERO EFECTIVO …TODOS HABLAN DEL BABY BOTOX.
¿Te ha gustado?

Desde el año 2006 ofrecemos una diversa gama de Tratamientos Estéticos y Médicos adaptados a tus necesidades. Garantizamos profesionalidad, rigor y seriedad.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*