¿CAMBIA NUESTRA PIEL EN OTOÑO?

¿CAMBIA NUESTRA PIEL EN OTOÑO?
27 septiembre, 2019 Corpobel

Octubre está a nada de llegar y con él, el otoño y una llamada de atención para que prestemos especial cuidado a nuestra piel.

Después del verano y de cara al invierno, necesitamos una serie de cuidados. Debido a los cambios de temperatura y estación, nuestra piel se ve afectada, por lo que conviene estar alerta si queremos mantenerla cuidada y saludable. El verano generalmente está caracterizado por la exposición solar y por lo general aquellas enfermedades de la piel que mejoran con el sol empeoran en otoño y viceversa.

Los daños que pueda sufrir la piel durante el verano dependerán del tipo de exposición solar a la que haya sido sometida, pero es fundamental tomarse esto con mucha seriedad ya que además de las conocidas quemaduras, el sol causa muchos estragos más como las manchas y arrugas a largo plazo, también la exposición excesiva y sin las precauciones pertinentes a los rayos UVA, van dejando una especie de huella genética que marca sus células y no puede borrarse, esto puede favorecer la aparición de enfermedades como cáncer de piel , a largo plazo .

Por esto los especialistas en la materia hacen gran insistencia   en la importancia de usar protección solar durante todo el año debido a que, una vez hecho el daño, resulta imposible volver atrás. Hay que tener algo muy en cuenta, que el verano se acabe no implica que el sol ya no suponga un peligro para la piel.

A medida que los días se hacen más cortos, las temperaturas bajan y el aire se vuelve más seco, nuestra piel va perdiendo humedad. El otoño es una época de transición. Con la reducción de la intensidad del sol en otoño, hay quienes experimentan mejorías en ciertas enfermedades de la piel, como las personas con rosácea, pero a pesar de ello el sol puede seguir perjudicando a nuestra piel, por lo que protegernos nos ayudará a prevenir el cáncer y el envejecimiento de la piel, las manchas y las arrugas.

Otro problema que reaparece con el otoño es el acné, que suele agravarse a finales de septiembre u octubre en quienes lo padecen, la psoriasis o la dermatitis atópica.

Los estragos veraniegos pueden haber dejado tu cutis escamoso y acartonado. Para paliar este problemilla habría que comenzar la temporada con una sesión de exfoliación por todo el cuerpo, pero, sobre todo, ten en cuenta que una base de aceite será la clave para exfoliar e hidratar tu rostro.

El cutis necesita un extra de hidratación, por lo que será necesaria una barrera aceitosa más fuerte que antes para reducir la pérdida de agua de la capa externa de la piel, así que guarda tu loción para el próximo verano y elige la crema facial que más te guste. Eso sí, no olvides utilizar un cuidado de día y otro de noche.

Para una exitosa transición verano a otoño, deberemos reforzar la piel con un plus de hidratación, tanto por dentro, bebiendo abundante agua, como por fuera, cuidándonos con cremas hidratantes, sérums y mascarillas. Pero no solo de hidratación vive una piel saludable. Además de esto, el uso de mascarillas y limpiadores y todos los cuidados diarios, el cuidado de la alimentación es fundamental para ayudar a nuestra piel. Aunque no nos apetezca tanto como en verano, es importante beber agua, infusiones, zumos.

Llevar una alimentación sana y equilibrada rica en vitaminas y antioxidantes, como las frutas y verduras. No olvidemos que la hidratación de nuestra piel empieza desde el interior.

Todo esto ayuda a proteger la piel de agresiones externas y de la sequedad ambiental que caracteriza al otoño y especialmente al invierno, estaciones en las que también sufren los labios ya que se tornan secos y agrietados estos meses. Por eso es importante  que la prevención se empiece desde ahora… Utiliza un bálsamo labial tres veces al día , para hidratarlos .

Al igual que los labios y el cutis , las manos también se vuelven más secas, y el frío provoca la aparición de unas antiestéticas grietas que además se irritan y escuecen. Si no quieres que esto ocurra, procura no desprenderte de la crema de cuidado específico y aplícatela varias veces al día. Solo de esta forma te asegurarás unas manos suaves y flexibles durante todo el invierno.

Pero no solo la piel puede llegar a sufrir estragos con el cambio de estación, el cabello en el otoño tiende a caerse, esto es típico de esta estación, pero conviene no alarmarse y tener en cuenta que es fisiológica y puede considerarse normal, pues todo el cabello que se pierde se recupera en los siguientes meses.

Ten en cuenta todo esto para que puedas lucir una piel radiante SIEMPRE ,  sin importar la estación .

¿CAMBIA NUESTRA PIEL EN OTOÑO?
¿Te ha gustado?

Desde el año 2006 ofrecemos una diversa gama de Tratamientos Estéticos y Médicos adaptados a tus necesidades. Garantizamos profesionalidad, rigor y seriedad.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*